Fertilizantes  ›   Servicio de consulta  ›   Nutrientes  ›  

Boro

Boro (B) en el suelo

Boro en la planta

Exceso de boro en la planta

 

Boro (B) en el suelo

El contenido de boro en el suelo en climas húmedos varia entre 5 - 80 mg kg-1. Los suelos arenosos presentan valores menores de boro (5-20 mg kg-1) que los suelos con altos contenidos de arcillas y materia orgánica (30-80 mg kg-1). Valores extremadamente altos de boro, con un efecto fitotóxico, se pueden presentar en suelos salinos.

 

El boro se encuentra en la solución del suelo en forma de acido bórico (H3BO3), y proviene de la meteorización de la mica y la turmalina. El acido bórico se disocia a partir de un pH > 6,3. El anión producido, debido a su carga negativa, es adsorbido/fijado a las superficies positivas de los óxidos de hierro y aluminio, arcillas y sustancias orgánicas. Puesto que el boro es absorbido a través del flujo de agua inducido en la planta por la transpiración, deficiencias de boro se presentan primordialmente durante periodos de sequía en suelos de pH neutral a alcalino.

 

Boro en la planta

El boro pertenece al grupo de los micronutrientes esenciales y afecta numerosos procesos metabólicos. El requerimiento y respuesta de los cultivos al boro varía significativamente. Las gramíneas, por ejemplo, tienden a requerir menos boro que las dicotiledóneas. Esto es debido a las diferencias en la estructura y composición de la pared celular en la que el B juega un papel esencial. La plantas absorben el boro de la solución del suelo principalmente en forma de acido bórico (H3BO3) en forma pasiva.

 

Funciones del boro en la planta

  • Fomenta la formación de carbohidratos estabilizadores de la pared celular.
  • Mejora la estabilidad de la membrana celular y su funcionamiento.
  • Interviene en los procesos enzimáticos de síntesis de sacarosa y almidón, así como en el transporte de compuestos asimilados en el interior de la planta activando el ATP y manteniendo la funcionalidad del floema.
  • Regula la formación de RNA. De esta manera es influenciada la síntesis del acido nucleico y a su vez la síntesis total de las proteínas.
  • Fomenta el crecimiento de la planta a través de su efecto en la división celular.

 

Síntomas de deficiencia de Boro

  • Los síntomas de deficiencia se presentan primero en tejidos apicales más jóvenes de la planta y provoca un crecimiento lento.
  • Las raíces y los ápices mueren, y las hojas jóvenes se marchitan. Esto podría ser debido al insuficiente suministro de asimilados y a un disturbio del balance hídrico.
  • Conduce a una fuerte formación de yemas axilares debido a la falta de una dominancia apical de la planta, y a un acortamiento de los entrenudos apicales que dan a las hojas un aspecto de roseta.
  • Los tallos se vuelven frágiles y se retuercen, ocurriendo también la desfoliación de la planta. La acumulación de sustancias fenólicas por la deficiencia de B produce modificaciones en la pared celular y disminuye la lignificación en los tallos y las raíces.
  • Los órganos reproductores (formación de botones florales y la fecundación) de la planta son afectados y llega a conducir al aborto de los frutos.
  • Produce un aumento de la transpiración influyendo así negativamente el balance hídrico de la planta.
  • En las leguminosas conduce a un mal desarrollo de los nódulos radiculares (rizobios), afectando la fijación simbiótica del nitrógeno.
  • Daños típicos son por ejemplo el corazón negro en la remolacha azucarera, remolacha forrajera y la acelga, así como en la alfalfa los tejidos terminales dejan de crecer formando una roseta, se tornan amarillentos y finalmente mueren.
 

Exceso de boro en la planta

  • Conduce a amarillamientos en las hojas viejas que ocasionan la necrosis y perforaciones de partes del tejido.
  • El Pepino y las leguminosas son extremadamente sensibles al boro debido a que el margen entre el suministro óptimo y el exceso es muy pequeño.

Seleccionar un sitio web