Fertilizantes  ›   Servicio de consulta  ›   Cultivos  ›  

Colza

Colza para aceite y energía

La colza requiere potasio

Magnesio y azufre para un alto contenido en aceite de colza

Fertilización con boro – práctica habitual en la colza

Atención a la reserva de manganeso en suelos con altos contenidos en materia orgánica

Recomendaciones de fertilización de colza

 

Colza para aceite y energía

El cultivo de la colza tiene una enorme importancia para muchos de los agricultores productores. Desde que el aceite de colza tiene un alto valor nutricional para la cocina, la demanda en el mercado mundial ha crecido rápidamente. Para procesar aceite en biofuel se requieren volúmenes grandes, como fuente de energía renovable, por lo que también esto se ha añadido recientemente a la demanda del cultivo.

 

El cultivo de la colza también tiene magníficos beneficios agronómicos; la introducción de un cultivo combinable de hoja ancha, rompe el ciclo continuo del crecimiento del cereal, lo que puede incrementar los rendimientos de trigo de invierno sobre un 10 %, además una parón en la rotación permite que las plagas y enfermedades se puedan manejar más eficientemente. La colza es un cultivo que también se ajusta a un mínimo laboreo lo cual ahorra al agricultor tiempo, energía y costes.

Inicio de página

 

La colza requiere potasio

La colza tiene requerimientos específicos de nutrientes y para un rendimiento óptimo, requiere además nitrógeno y especialmente potasio.

  • En primavera al comienzo de la temporada son absorbidas grandes cantidades de potasio en un corto periodo de tiempo, ya que la absorción de potasio precede a la producción de biomasa.
  • Cuando la cubierta vegetal está totalmente desarrollada, un cultivo de colza puede contener hasta 400 kg K2O ha-1.
  • Dependiendo del desarrollo de la planta, hacia el principio del invierno, la planta debe ya haber tomado unos 100 kg K2O ha-1.
  • Un buen suplemento de potasio incrementa la resistencia al frío y por tanto se tienen menos pérdidas durante los inviernos. Las plantas, en condiciones de estrés por sequía son capaces de abastecerse mucho más eficientemente a causa de su equilibrio optimizado en contenido de agua.
  • La síntesis del aceite es ayudada por la activación del metabolismo enzimático.

 

Inicio de página

 

Magnesio y azufre para un alto contenido en aceite de colza

Magnesio

  • La mayoría del magnesio (Mg) que se necesita es requerido antes del desarrollo de la vaina.
  • Requerimientos de magnesio en la colza son aproximadamente de 60 kg MgO ha-1.
  • Si después de un invierno severo se da una gran pérdida de follaje, una buena aportación de magnesio es importante para el desarrollo de hojas nuevas.
  • La asimilación por la planta, especialmente por las vainas tiene un efecto positive sobre la síntesis de aceite y del rendimiento en general.

Azufre

  • Con unas necesidades de 50-70 kg S ha-1 la colza tiene una gran demanda de azufre.
  • Un buen aporte de azufre supone una utilización más eficiente del Nitrógeno y por tanto un efecto positivo en el rendimiento.
  • El contenido en aceite es afectado positivamente por el azufre, que esta directamente implicado en la síntesis de ácidos grasos.
  • Una deficiencia menor y temporal debe ser controlada, por medio de aplicaciones foliares de productos EPSO sin ninguna pérdida de rendimiento. Sin embargo, deficiencias más prolongadas pueden resultar en pérdidas de rendimiento de más de un 75 %.
  • La absorción de azufre en la colza ocurre en conjunción con el magnesio, por lo que se recomienda una aplicación combinada de ambos nutrientes.
  • Los fertilizantes y enmiendas orgánicas son generalmente insignificantes fuentes de azufre, en comparación con la demanda del cultivo.

 

Inicio de página

 

Fertilización con boro – práctica habitual en la colza

  • La colza pertenece al grupo de plantas con altas necesidades de boro.
  • Durante una estación de cultivo, la colza puede necesitar aproximadamente 350-450 g boro ha-1.
  • Cuando las partes más bajas de los tallos engrosan, el crecimiento se comprime, se da el desarrollo de cavidades en raíces, reduciendo el crecimiento a las raíces secundarias adventicias, así como también un pobre desarrollo de las vainas después de la floración, son todos posibles efectos de una insuficiencia en el aporte de boro, la cual afectará negativamente al rendimiento.
  • Así pues, para las áreas de crecimiento en la colza, es deseable incluir el contenido en boro en los análisis de suelo.
  • El contenido en boro de suelos ligeros no debería ser más bajo que 0,2-0,5 mg boro por kg de suelo y para suelos pesados no más de 0,25-1,2 mg de boro por kg de suelo usando análisis CAT.

Inicio de página

 

Atención a la reserva de manganeso en suelos con altos contenidos en materia orgánica

  • Deficiencias en el suministro de manganeso ocurren predominantemente en suelos con un alto contenido en material orgánica y/o con altos valores de Ph o después de aplicaciones de cal.
  • El manganeso, como el magnesio, afecta a la síntesis de clorofila y fotosíntesis. Esto asegura que una alta asimilación afecta al rendimiento positivamente.
  • El crecimiento desarrollado de raíces adventicias secundarias mejora la absorción de nutrientes del suelo.
  • Solo un cultivo con las demandas bien cubiertas puede garantizar un alto potencial de cosecha.
  • Para evitar la competencia por los nutrientes, una aplicación foliar de manganeso puede ser siempre combinada con una aplicación de magnesio.

Inicio de página

 

Recomendaciones de fertilización de colza

La fertilización tiene por objeto mantener la fertilidad del suelo para conservar el potencial de la productividad. Para ello, el suelo debe tener un contenido óptimo de nutrientes, es decir, los nutrientes que se eliminan con la cosecha deben ser sustituidos por fertilizantes. Además de la eliminación de los nutrientes, hay que añadir los suplementos por pérdidas específicas (por ejemplo, por lixiviación) y para compensar los déficits anteriores.

 

La cosecha total de un cultivo se produce cuando tiene lugar la eliminación total de nutrientes por la cosecha del producto principal de la misma (por ejemplo, grano, tubérculos, remolachas) y los residuos de la cosecha (por ejemplo, paja, hojas). Si los residuos de la cosecha permanecen en el campo solo es preciso sustituir los nutrientes eliminados por el producto principal de la cosecha.

 

Recomendaciones para aplicaciones en suelo:

La tabla muestra las recomendaciones de fertilización calculadas cuando se produce la eliminación de nutrientes del producto principal de la cosecha, en el caso de que el contenido de nutrientes del suelo sea óptimo. No se contemplan los suplementos por pérdidas específicas debidas a la lixiviación, la fijación o la erosión.

 

Cosecha total (incluidos los residuos de cultivos) Eliminación de nutrientes con la cosecha del producto principal Recomendación de fertilizantes necesarios por eliminación de nutrientes en el caso de que la categoría de suelo tenga un contenido óptimo de nutrientes por hectárea
    Cosecha total A través del producto principal de la cosecha
(kg ha-1)
K2O / MgO / SO3
(kg ha-1)
K2O / MgO / SO3
Potasio Magnesio Potasio Magnesio
Colza
(4 t rendimiento)
210 / 40 / 50 40 / 20 / 40 525 kg Korn-Kali® 160 kg ESTA® Kieserit 100 kg Korn-Kali® 100 kg ESTA® Kieserit
    Korn-Kali ESTA Kieserit Korn-Kali ESTA Kieserit

 

 

Recomendaciones para aplicación foliar

  • Aplicaciones de 20-25 kg de EPSO Top® ha-1 o de EPSO Microtop® al 5 % para periodos con una alta demanda o para el control de deficiencias latentes de magnesio y azufre, así como para deficiencias de minerales traza. Entre el estado de roseta y floración se deberían repartir en varias aplicaciones. 

     

    EPSO Top®
    EPSO Microtop®

 

Seleccionar un sitio web